Inteligencia de datos: ¿Qué es y por qué es importante?

Inteligencia de datos: ¿Qué es y por qué es importante?

La Inteligencia de Datos es la capacidad de comprender y utilizar los datos de la forma adecuada. Es el resultado de conectar estos, junto con las ideas y los algoritmos adecuados para que todos los usuarios de los datos puedan optimizar los procesos, aumentar la eficiencia e impulsar la innovación. 

¿Por qué necesitas la Inteligencia de Datos?

No es un eslogan bonito ni un concepto abstracto; es óptimo, alcanzable y enormemente beneficioso. En este entorno operativo, inundado por enormes volúmenes de información, azotado por un flujo constante de nuevas tecnologías que aportarán más datos, bajo la presión de las órdenes de cumplimiento en evolución y siempre en busca de la transformación digital, la Inteligencia de Datos es fundamental.

Sin embargo, este estado ideal sólo puede hacerse realidad cuando se comprende plenamente. No hay una táctica única ni una asignación de recursos que lo consiga. Sin duda, requiere tecnologías concretas para apoyar la recopilación de datos en toda la empresa y la colaboración interdepartamental. Esto significa crear políticas y procesos que permitan el acceso autorizado a los datos adecuados, siempre con total transparencia y contexto.

También es importante desarrollar métricas para garantizar que el sistema funciona, y que se pueden hacer cambios para ajustar y mejorar cada paso.

Esto no ocurrirá de la noche a la mañana. En muchas empresas actuales, los datos están encerrados en silos dispares, lo que agota los recursos y atasca los procesos. La Inteligencia de Datos supone cambiar esa dinámica. Desbloquea el valor de los datos internos y entrantes y los transforma en un activo estratégico y competitivo.

Casos de uso de la Inteligencia de Datos

La Inteligencia de Datos ayuda a las organizaciones a lograr tres casos de uso claves: hacer crecer el negocio, dirigirlo y protegerlo.

Hacer crecer el negocio

El crecimiento del negocio se centra en los ingresos. La Inteligencia de Datos ayuda a las organizaciones a lograrlo, permitiendo a los analistas empresariales encontrar, acceder, comprender y confiar en sus datos, de modo que puedan utilizarlos para tomar decisiones empresariales impactantes. Esto conduce a un aumento de los ingresos a través de la venta cruzada de clientes, un incremento de estos a través de la mejora de las campañas de marketing, junto con el lanzamiento de los productos; y la mejora de los márgenes de ventas netas.

Dirigir el negocio

La gestión del negocio se centra en los costes. La Inteligencia de Datos puede ayudar a las organizaciones a reducir los costes de operaciones y mantenimiento de TI, a disminuir el gasto en datos duplicados y a mermar el gasto en rendimiento e informes empresariales.

Proteger el negocio

Proteger el negocio se centra en el riesgo. Los productos de Inteligencia de Datos garantizan que los datos de una organización sean fiables y se utilicen de forma conforme. Esto da lugar a que se eviten multas y sanciones reglamentarias, se eludan la violación de datos y se aumente la productividad en las actividades legales relacionadas con el cumplimiento.

¿Cómo se consigue la Inteligencia de Datos?

Conseguir la Inteligencia de Datos no es fácil. Las organizaciones deben establecer primero una base de gobernanza y luego escalar desde ahí. Deben pensar más allá de la tecnología y mirar hacia la transformación digital total dentro de su organización; deben observar el panorama general. Para ello, una organización debe tener en cuenta una serie de factores.

Lo que suele faltar en estas infraestructuras es una base que ofrezca una visibilidad total de todo el panorama de datos. Muchas organizaciones tienen una mezcla heterogénea de tecnologías de gestión de datos que crecieron con el tiempo, y la fragmentación conduce a una red en silos. Una plataforma integral, basada en la nube, puede garantizar la seguridad de la empresa y escalar para cumplir normas específicas de fiabilidad, privacidad y cumplimiento.

Se trata de la finalidad, los datos deben ser seguros y conformes, pero también deben servir a las necesidades empresariales. Debe haber un complemento completo de soluciones que:

  • Automaticen la gobernanza y la privacidad.
  • Extraigan los datos correctos, independientemente de su ubicación.
  • Apliquen una única definición para garantizar que los usuarios construyen sobre la misma base
  • Den prioridad a las políticas de consentimiento, uso y retención.
  • Confíen en la transparencia y el linaje de los datos válidos para ofrecer una inteligencia empresarial significativa.

Las organizaciones deben recordar que la tecnología es dinámica: siempre hay innovaciones que llegan, y es importante hacer juicios sobre cada una de ellas a medida que van surgiendo. Solo la inteligencia artificial y el aprendizaje automático serán probablemente parte integrante del 75 % de todas las aplicaciones empresariales en 2021, y todas las infraestructuras deben tener la flexibilidad necesaria para integrarse con lo mejor de ellas.

Pero hay una variable aún más importante. La Inteligencia de Datos es una cuestión de personas y procesos; la inteligencia es una característica fundamentalmente humana, por lo que necesitamos políticas y procesos que impulsen el intercambio de conocimientos y la colaboración.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.