Diferenciación entre los 3 entornos de Power Platform de Microsoft: espacio aislado, producción y aplicación sólo de solución.

Tipos de entornos en Power Platform

Tipos de entornos en Power Platform

Producción, predeterminado, espacio aislado, prueba y desarrollador… Seguro que has escuchado hablar sobre los tipos de entorno que hay en Power Platform, pero ¿sabemos realmente cuándo utilizarlos?

En este mini articulo os lo contaré brevemente. Pero antes de explicar sus tipos, vayamos paso a paso y empecemos por el principio:

¿Qué es un entorno en Power Platform?

Mediante una búsqueda rápida en internet encontramos, por ejemplo, que en la web de Microsoft Learning se define un entorno como “un espacio para almacenar, administrar y compartir datos profesionales, aplicaciones y flujos de su organización. También sirve como contenedor para separar las aplicaciones que pueden tener distintos roles, requisitos de seguridad o públicos objetivos.”. Es decir, es como una caja donde podemos colocar datos, aplicaciones, flujos, conexiones y otros activos de forma ordenada. Todo ello gracias a los permisos que se conceden a los usuarios y usuarias de la organización para usar de una forma u otra los recursos.

A continuación, en el artículo de la misma web, explican los diversos tipos de entornos que hay. Os dejo por aquí el link para que os lo podáis leer si queréis tener más información. No obstante, si eres como yo (nueva en este mundo), quizás te cueste algo entender las diferencias que hay entre ellos y te quedes un poco igual después de leerlo. Así que… ¡Vamos a ello! (Prometo ser muy breve).

¿Qué tipos de entornos de Power Platform hay?

A pesar de que actualmente existen cinco entornos en Power Platform, así de modo general podríamos decir que hay en realidad dos grandes grupos de entornos: los de producción y los de prueba.

Y diréis, “¿Me estás diciendo que de los cinco entornos que hay, todos son de prueba excepto el de producción?” Sí, así es.

El entorno de producción es el que se usa en el día a día en una empresa, el que se usa para trabajar. Por tanto, no utilicéis nunca este entorno para realizar pruebas. Y si sois personal externo a la empresa… ¡preguntad siempre antes de realizar ningún cambio!

Los entornos de prueba, tal y como indica su nombre, son para realizar cualquier tipo de testeo y de pruebas. Por lo tanto, podemos utilizarlos de mil maneras: para crear una aplicación nueva, para crear un prototipo y enseñarlo al cliente, para que el cliente pueda ver, tocar y probar cómo sería su nueva aplicación, etc. También, son entornos útiles cuando Microsoft actualiza versiones con cambios que afectan a nuestras personalizaciones, ya que podemos crear un espacio aislado a partir del que tenemos de producción e ir realizando ahí los cambios.

Como veis, existen mil formas de utilizar cada uno de los entornos…Y yo, aún estoy descubriendo nuevos usos y diferencias entre estos entornos.

Y vosotros/as, ¿para qué utilizáis cada uno de los entornos?

 

Artículo escrito por Esther Barreda (Consultant en DQSconsulting).

Si este artículo te ha parecido interesante, ¿por qué no lo compartes?

Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

¿Te ha gustado el contenido?

Publicaciones relacionadas

¿Quieres recibir nuestras novedades y ofertas?

Apúntate para ser el primero en enterarte de nuestros webinarios gratuitos, los recursos que os ponemos a disposición, nuestras noticias, etc.

Acepto la política privacidad

¡Bienvenid@! Te has suscrito correctamente a nuestros mailings. Prometemos solamente enviarte información relevante y de calidad.