Microsoft Azure

¿Cómo funciona Microsoft Azure?

Microsoft Azure es una de las alternativas más eficaces para almacenar todo tipo de datos en la nube de Internet. Sin embargo, es esencial describir de forma más concreta su funcionamiento para despejar posibles dudas al respecto.

Su funcionamiento

Es tan sencillo como acceder al portal homónimo. En su interior hay diversos servicios, de plataforma e infraestructura, que permiten al usuario diseñar los servicios que vaya a usar. El proceso es el siguiente:

  • El primer paso es hacer clic en New +.
  • El segundo consiste en elegir en qué región de datacenter se encontrarán los servicios.
  • El tercero y último permite seleccionar las características y el tipo de servicio a utilizar.

Por ejemplo. Si se quiere crear una máquina tipo Windows Server Datacenter, es esencial incluir el espacio en disco, la memoria RAM, etcétera. En este proceso se requiere un nombre de usuario y una contraseña para que solo inicien sesión los que incluyan estos datos.

¿Qué tipo de servicios ofrece?

No solo se trata de poder crear un servicio a medida, sino también de disfrutar de los que vienen instalados por defecto:

  • Infraestructuras. Se apuesta por el modelo IaaS (infraestructura como servicio).  Redes, almacenamiento o máquinas virtuales son tres de las más demandadas.
  • Plataformas (PaaS). Consta de variantes como bases de datos SQL, backend para apps y CMS para desarrollar una página web entre otras opciones. Lo mejor es su compatibilidad total con Android, iOS, Oracle, etcétera. Lo habitual es que su disponibilidad sea del 99,9 %. Si hay algún error, Microsoft se compromete a abonar una indemnización.
  • Seguridad y protección de datos. Fue la primera nube de Internet en cumplir estrictamente con la ley de protección de datos europea.

¿Qué ventajas ofrece su uso habitual?

Tras su configuración y puesta en marcha, es mucho más sencillo gestionar las aplicaciones e infraestructuras de cualquier negocio. De hecho, solo se cobra al usuario por lo que use y no de forma completa. Cambiar los dispositivos físicos de almacenamiento por esta plataforma virtual contribuye a agilizar tan importante labor. Además, se reduce el coste del mantenimiento sensiblemente.

Pero no todo es ahorro. A la hora de crear una máquina virtual desde cero el tiempo de trabajo es demasiado extenso. Contar con una serie de plantillas prediseñadas e incluir una configuración a medida simplifica el proceso.

Asimismo, Azure no solo almacena los datos, también los analiza. Esta función añadida contribuye a conocer si es necesario aumentar la capacidad de cada máquina virtual o no. Saberlo de antemano es sinónimo de no perder competitividad. Otras ventajas importantes son:

La posibilidad de crear una alternativa a la que se le pueda poner un máximo de capacidad. Prever cualquier pico de uso supone ir un paso por delante. En fechas concretas evita la temida saturación de la página web.

Conocer de antemano, gracias a las tendencias predictivas, cuándo va a aumentar la demanda.

Realizar pruebas que pueden activarse o desactivarse al gusto. Controlar el flujo de clientes se convierte en una opción perfecta para conseguir el éxito. Usar un filtro adaptable a las posibles peticiones conlleva ofrecerle a la clientela lo que busca y necesita.

La máxima confianza

Al hablar de la nube de Internet y de seguridad no suele mencionarse un aspecto importante: el site recovery o backup. Es decir, la opción de poder almacenar toda la página web y de hacer una copia de seguridad para no perder dinero. Esta alternativa garantiza que cualquier página puede recuperarse en caso de ataque en cuestión de minutos.

Los pagos progresivos también garantizan que ninguna PYME tenga que abonar el precio completo. Solo se paga por lo que se usa lo que no deja de ser una alternativa perfecta. Lo mismo sucede con la escalabilidad. Otras alternativas van poniendo límites o usando fracciones de almacenamiento que pueden ser excesivas.

Azure permite delimitar al máximo las características del servicio lo que facilita que se ajuste mucho mejor a las necesidades de cada empresa. En lo que respecta a las migraciones de un almacenamiento físico a Azure, el proceso es bastante intuitivo y fácil de poner en práctica.

A todo lo anterior habría que añadirle que el uso de diversos menús desplegables y paneles de control ayuda a aprovechar al máximo su funcionalidad.  De hecho, basta con leer detenidamente las instrucciones y con seguir los pasos correspondientes para conseguir el éxito.

Es importante concluir subrayando que esta solución de Microsoft , aunque está orientada principalmente a las PYMES, es útil para todo tipo de negocios. Las características arriba descritas confirman que es una opción casi ineludible para modernizar cualquier empresa.

Así, Azure es ya sinónimo de digitalización y de eficacia. Contar con este almacenamiento permite alcanzar los objetivos más optimistas en menos tiempo. Todo sea por poder diseñar al gusto complementos necesarios para desarrollar mejor la actividad empresarial correspondiente.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.